Porque soy #AzulDeCorazón

Por Rocío Yelitza / @rocioyelitza

¿Apasionamiento? ¿Pérdida de objetividad? Para empezar la objetividad es tan subjetiva que cada uno le da forma de acuerdo a sus vivencias. Al escribir éstas líneas en efecto, estoy perdiendo objetividad entonces. Aclarado lo anterior, comienzo.

Hace muuuuchos años, la que suscribe tenía entre sus más grandes anhelos pisar las instalaciones de La Noria, lugar donde entrena el equipo Cruz Azul, pues deseaba conocer a su más grande ídolo: Óscar Pérez Rojas, mejor conocido como “Conejo” Pérez. Tal era la admiración hacia el portero cementero, que en aquél entonces, la adolescente Rocío Yelitza, tenía su colección de fotos y deseaba la firma del cancerbero.

Pedía a su familia que la llevaran a La Noria para poder cumplir ese sueño, pero la respuesta era negativa pues tanto papás como hermano tenían labores que realizar por las mañanas y no podían llevar a la niña. ¿La solución? Pedir a mamá el permiso para acudir y esto implicaba tomar microbús, metro y tren ligero, pues Rocío no tenía edad para conducir. ¡Cómo crees que vas a viajar en transporte! ¡Y hasta Xochimilco! (ellos viven en Satélite), repetía mamá.

Pues un día Rocío se las ingenió, soltó una mentira piadosa en casa y tomó por primera vez el microbús, el metro y el tren liger (2:30 hrs de camino). Rocìo y un grupo de amigos llegaron por fin a La Noria. Pero… ¡oh problema!, el señor de la recepción, al vernos con nuestras playeras dijo “los aficionados no pueden pasar”… ¿Cómo? ¿El motor de La Máquina, o sea su afición no puede pasar? Entre una discusión del recepcionista y Rocío, tuvimos que retirarnos.

Otra solución fue la que se nos ocurrió: ¡el panteón!, sí el panteón que está junto a La Noria podía ser de gran ayuda. Un cementerio en mal estado, pero que afortunadamente tenía una cripta de esas que parecen casitas y lo mejor es que ésta daba hacia la cancha 1 de Cruz Azul. “Con su permiso don Rogelio” le dijimos a la persona que descansaba en paz dentro de la cripta (bueno, ni tan en paz con toda la bola de chamacos encima de él). Así Rocío y amigos pudieron conocer de lejos a sus ídolos.

Nota: Lector, disculpe por favor si escribo en primera persona y luego me paso a tercera, regreso, hago un revoltijo, etc. Es parte de la pasión que me provoca redactar éstas letras).

8 años después de ésta y muchísimas vivencias más (cumpleaños con jugadores, peleas con otros, momentos de alegría y también de tristezas), creo que todo fue recompensado para mí. Recibí una llamada para plantearme ser la aficionada que entregará la nueva camiseta a los jugadores del plantel 2012-2013. ¿Quién me llamó? Pues sí, Cruz Azul, el amado equipo que ha sido parte de mi vida durante 19 años (tengo 25 años de edad, pero realmente mentiría si digo que desde la panza de mi mamá ya cantaba “Los Amigos del Gol”, como muchos afirman), fijaban la vista en mí.

Pero además de la emoción personal que la llamada provocó, también trajo una satisfacción a nivel profesional pues mencionaron a Pamboleras como un sitio que incluso es visto por gente del equipo.

Era 18 de julio de 2012, el día en que Rocío sería presentada ante la “sociedad azul” (así como quinceañera). Previo al evento, Rocío intercambiaba experiencias azules con Roy Campos (sí, el de Consulta Mitofsky), y con Mariano Osorio (como dicen, “el de la radio”). ¡Por fin el momento estelar llegó! Los privilegiados para entregar la nueva piel a los celestes subimos al estrado (Roy Campos, Mariano Osorio, Jean Duverger, Esteban Macías, Saúl Mendoza, Rocío, entre otros).

¿Tú sabes lo que se siente que el presidente del equipo de tu amores te agradezca el apoyo y que además de mencionar tu nombre envie ese agradecimiento a PAMBOLERAS?

La experiencia más importante en mi vida, y que en lugar de ser un sueño que se acaba al terminar el evento, perdurará como una motivación extra para seguir adelante como  mujer en términos generales, como joven emprendedora, como comunicóloga, como pambolera y como azul de corazón.

Sería interminable si menciono a todos los que formaron parte del sueño, y si me falta alguien, pues disculpen, pero haré lo posible por recordar: Mónica, Carlos, Evelyn, Karina, Francisco, Roy, Mariano, Guillermo, David. A mi familia y a mis amigos que me echaron porras en todo momento. Y claro, a todas las Pamboleras y pamboleros que desde Twitter me mandaron mensajes de apoyo en todo momento.

Y el compromiso de acá para todas las Pamboleras es seguir adelante.

 

Imágenes y video: Cruz Azul F.C.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s