Reseña del libro “Ser de River”

Image

“¿En qué momento se jodió River?”

Eso se preguntó Andrés Burgos, periodista deportivo argentino, y muchos que simpatizamos con este equipo y que un día (26 de junio de 2011) nos sorprendió con la noticia de que se iba a la “B”, a la segunda categoría del futbol argentino, esa en la que jamás se imaginó ver a un GRANDE del futbol mundial. 

En Ser de River en las buenas y en las malas. Agonía, descenso y resurrección desde las gradas; el autor nos narra la travesía que vivió junto con River Plate en 38 partidos de lo 40 que se disputaron en ese torneo Clausura 2011, fue toda una locura, y una locura que también cualquiera de nosotras, apasionadas del futbol bien podríamos adoptar el día que nuestros equipos se encuentren en semejante situación como en estos momentos lo sufren Estudiantes, Querétaro y Atlas y que ya vivieron seguidores de Necaxa hace poco tiempo, por ejemplo.

Este libro realmente te envuelve, te refleja, te hace sentir impotencia, frustración, alegría e ilusión (por momentos), te mete en lo profundo del problema y te hace odiar y amar. Imaginense el tener que planear viajes a lugares tan distantes, tener que comprar en la reventa, sentarte con la ‘hinchada’ contraria, tener que pelear con el novio porque no puede entender que aunque haya mil cosas más importantes que el futbol tu no estas para eso, o que tu padre se encuentre enfermó de un gran mal y mientras lo llevas al hospital estas al pendiente de lo que pasa en la cancha, tener que balancearte con la objetividad que tu trabajo te exige mientras tu fanatismo te lleva al borde de lo subjetivo, esto y mucho más fue lo que se enfrentó Burgos en ese vía crucis que culminó con el descenso de River Plate, vía crucis en el que solo encontró apoyo entre sus amigos ‘gallinas’, los únicos que podían entender y compartir su mal.

Sin más este libro se puede resumir con la siguiente cita que aparece en una de sus páginas: “La paso mal, me enojo, te vas, te extraño, te vuelvo a ver, me haces feliz un rato, empiezo a sufrir, la paso mal, me enojo, te vas, te extraño, te vuelvo a ver, me haces feliz un rato, empiezo a sufrir, la paso mal, me enojo, te vas, te extraño.”

Personalmente yo viví este descenlace, yo no me perdí el juego contra Belgrano y me dolió a la lejanía saber que uno de mis equipos manchaba su grandeza con un descenso, un descenso que se preparó con un montón de errores acumulados por años y que espero nunca, pero nunca vivirlo con mi Máquina Azul.

Erika Aguilar Alvarado
@akiresahotome

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s