Esos del sur (parte 1)

Rocío Yelitza
Twitter: rocioyelitza10

Resulta muy interesante, y dentro del análisis casi obligatorio que como aficionadas debemos realizar, observar el fenómeno pambolero que ocurre cada fin de semana en la zona sur del Distrito Federal.

Este fenómeno lo podemos dividir en tres: América, Cruz Azul y Pumas (por orden alfabético, por supuesto). Curiosamente son de los equipos más populares en nuestro país.

A excepción de aquellos días en el que el Necaxa entrenaba al norte de la ciudad, concretamente en el municipio de Cuautitlán, hoy en día la mayor parte de la fiebre futbolera de fin de semana se desarrolla en la zona sur de la capital.

En esta ocasión analizaremos cómo se vive el color previo al partido con uno de los equipos más populares del futbol mexicano: América.

Domingo por la tarde, se observan en las avenidas de Coapa, autobuses “secuestrados” por integrantes de la famosa barra “La Monumental”, quienes no dejan de proclamar sus famosos cánticos, y por supuesto, una mentada de madre a quienes se les cruzan por el camino que los llevará al Estadio Azteca.

Por su parte, en la avenida del Imán, comienza la entrada de la afición enfundada en sus jerseys azul y crema; los vendedores de banderas, cornetas, y un sin fin de souvenirs, hacen su agosto con los automivilistas, quienes pasan muchos minutos en el puente que los conduce a la puerta del templo águila.

Encontramos al típico aficionado que llegó tarde, y que encuentra el estacionamiento del estadio completamente abarrotado. Es hora de ir a las calles aledañas a buscar el estacionamiento casero (las casas que abren sus garages y cobrán una millonada), para lo cual el aficionado no duda en sacar el dinero que sea necesario, pues sabe que el encuentro está por iniciar.

No pueden faltar las pamboleras que no dejan de apoyar a su equipo y a sus jugadores (llámese el club de fans “SyP” de Guillermo Ochoa, las “Paletitas de Esqueda”, etc.), quienes generalmente realizan sus puntos de encuentro en la estación del tren ligero.

En la entrada que casi colinda con Calzada de Tlalpan, se observa el glamour del futbol, donde no dejan de circular las lujosas camionetas blindadas; los equipos de seguridad se vuelven locos recibiendo a los directivos, quienes cruzan esa puerta grande, única en todo el estadio: la puerta de la directiva (la cual está tan vigilada que parece la puerta hacia el cielo).

Y todos reunidos, amigos ó rivales, directivos, aficionados, vendedores, dan comienzo a otro fenómeno: el folclor del futbol mexicano durante un partido, pero esa es otra historia.

El partido inicia….

Imagen: espaciodefectuoso.blogspot.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s